PROMEDE ha participado estos días en el XXIII Congreso de Derecho Sanitario. Organizado por la Asociación Española de Derecho Sanitario, constituye una de las citas jurídico-sanitarias por excelencia del panorama nacional, con presencia de medio millar de profesionales para compartir y abordar las principales inquietudes, dudas e interrogantes de la vertiente legal de la Sanidad.

PROMEDE estuvo presente en el congreso con una tertulia médico-jurídica en la que médicos y abogados intercambiaron puntos de vista sobre ‘la pérdida de oportunidad’ o ‘privación de expectativas’, conceptos que, cada vez con más frecuencia, están siendo utilizados por abogados, peritos y jueces en el ámbito de la responsabilidad civil sanitaria.

Pero realmente, ¿a qué llamamos pérdida de oportunidad? Se trata de un concepto jurídico relativamente joven que, en relación con la responsabilidad sanitaria, puede definirse como la merma de la probabilidad de curación o supervivencia que experimenta un paciente como consecuencia de una actuación médico-sanitaria.

Esta pérdida de expectativas sólo tiene sentido si se reconoce una actuación médica inadecuada o incorrecta. Además, de la definición se deduce que tiene una evidente base estadística y por tanto sólo debería ser aplicable a grupos de pacientes y no a un paciente en particular. De hecho, al tratarse de un concepto de valoración, cuantificarlo resulta extraordinariamente difícil, y en algunos casos imposible.

Los casos analizados en la tertulia ilustraron de forma clara las contradicciones que existen en este tema entre los ámbitos médico y jurídico y, en ocasiones, dentro de cada uno de estos ámbitos, que llevan a la necesidad de revisar un concepto discutido y discutible, cuya aplicación no siempre es razonable. Sin embargo, en la práctica puede ser de gran utilidad porque puede ayudar a resolver conflictos en los procedimientos de responsabilidad sanitaria, tanto en el ámbito judicial como extrajudicial.

promede-xxiii-congreso-de-derecho-sanitario

Durante los días 20, 21 y 22 de octubre se celebra, en la sede del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, el XXIII Congreso de Derecho Sanitario, una de las citas jurídico-sanitarias por excelencia en la que se abordarán, como es costumbre, las principales inquietudes, dudas e interrogantes relevantes de la vertiente legal de la sanidad.

PROMEDE estará un año más presente en esta cita como organizador del Taller PROMEDE, que este año versará sobre “La mediación en el ámbito de la responsabilidad sanitaria”, así como de la VIII Tertulia Médico Jurídica, cuyo tema de discusión será “La pérdida de oportunidad”. Dos asuntos de sumo interés, especialmente por sus implicaciones en la resolución extrajudicial de las demandas interpuestas en relación con la actuación médico-sanitaria, algo que desde el principio ha sido uno de los objetivos de PROMEDE.

Por razones obvias, la mediación puede, y debe, abrir el camino que acerque a las partes en litigio y les permita conseguir un acuerdo que evite la judicialización del conflicto, beneficiando de esta forma a la economía procesal. Aunque en principio puede parecer que, al faltarle el carácter vinculante del arbitraje, su eficacia ha de ser relativa, no es así. Nada mejor para alcanzar acuerdos que la aproximación entre las partes y la exposición razonada de sus pretensiones en presencia, y con la ayuda de alguien que no ha de juzgar y sentenciar, con todo lo que ello conlleva de tensión y enfrentamiento, sino que debe intentar convencer y hacer que ambas partes comprendan los motivos de la contraria.

También por motivos evidentes, la privación de expectativas, denominada por nuestra jurisprudencia “pérdida de oportunidad” -un concepto jurídico de difícil comprensión para los médicos-, constituye un arma potente a efectos de alcanzar un acuerdo económico que facilite el deseado fin de conciliar, porque permite de una forma razonada y comprensible fijar un punto intermedio entre posturas que de otra forma pueden ser irreconciliables.

Como cada año, PROMEDE acudirá a la cita con el deseo de poder compartir su experiencia en un congreso repleto de conferencias, charlas y buen ambiente, que afronta el reto de intentar igualar, e incluso superar, el éxito de afluencia obtenido en la última edición.