Hoy nos complace informar de la creación de nuestra “Cátedra en causalidad médico-legal”, junto con la Fundación de Investigación HM Hospitales; la firma del acuerdo de colaboración permitirá trabajar en el desarrollo de un modelo predictivo para valoración de indemnizaciones, basado en inteligencia artificial. Esta Cátedra busca, asimismo, crear un debate en relación a cómo alinear el lenguaje médico y jurídico para que la incertidumbre en procesos de responsabilidad sanitaria, cuando exista, se exprese en términos de probabilidad. En el acto de la firma del convenio, el doctor Carlos Represas, director de la Cátedra, ha explicado que “la finalidad de este acuerdo es establecer una línea de investigación similar a la que ya se está introduciendo en el resto de las ciencias forenses, para consolidar la probabilidad en el lenguaje causal, sobre todo en los procesos de responsabilidad médica y, en concreto, de incertidumbre causal, como la pérdida de oportunidad”.

El algoritmo que se desarrollará se llevará a cabo mediante la identificación de criterios médicos y el análisis de datos retrospectivo mediante big data para llegar a un modelo predictivo que permita homogeneizar las indemnizaciones tanto de responsabilidad médica como de accidentes de tráfico. Tal y como se ha reconocido durante la firma es necesario contar con modelos de estas características que faciliten la labor de las aseguradoras y lleven a conclusiones lo más objetivas y equitativas que sea posible.

En relación a la introducción de la probabilidad en los casos de responsabilidad sanitaria, el ejemplo más emblemático es la denominada “pérdida de oportunidad” que hace referencia a que cuando algo se ha hecho mal, no se sabe si las consecuencias son derivadas de ello o no, es decir, es difícil establecer la relación de causalidad. Y, en esos casos, sería necesario establecer la probabilidad de una evolución diferente, si se hubiera hecho bien.

La Real Academia de Medicina de Madrid acogió el pasado viernes la inauguración del primer Máster de valoración de daño corporal, pericia médica y resolución extrajudicial de conflictos de responsabilidad sanitaria que organiza PROMEDE, junto con la Asociación Española de Derecho Sanitario (AEDS) y la Sociedad Española de Valoración de Daño Corporal. Durante el acto inaugural, los tres directores del máster, Juan Abarca Cidón, Ricardo De Lorenzo y Montero y Eugenio Laborda Calvo, incidieron en la necesaria formación específica de los peritos médicos para que su aportación a los procesos sea efectiva y en la escasez de estos profesionales en la actualidad: estiman que se necesitará un 35% más de peritos. Tal como explicó Pedro Casado, coordinador del Máster, “gracias a este título los alumnos podrán adquirir los conocimientos necesarios para ser capaces de analizar la viabilidad de las reclamaciones presentadas, de proponer acuerdos cuando proceda y favorecer el diálogo entre las partes, favoreciendo los acuerdos extrajudiciales”.

El programa académico consiste en una formación presencial, con una duración anual y un programa dividido en 4 módulos teórico-prácticos. La formación de los alumnos se complementará con talleres prácticos y un trabajo de fin de máster para favorecer el flujo de información, conocimientos y preguntas entre profesores y alumnos, con el fin de efectuar una capacitación completa.

Durante el acto, el presidente de Promede, Juan Abarca, reconoció que “este Máster es un hito muy importante, del cual estamos muy orgullosos porque culmina la vertiente docente, que iniciamos hace varios años con las tertulias médico-jurídicas y diferentes cursos monográficos tanto en valoración del daño corporal como de praxis”. Insistió, asimismo, en la relevancia del informe pericial en los procesos, lo cual justifica la importancia de la formación en estas áreas. Durante su ponencia trasladó a los alumnos los principales aspectos a tener en cuenta para conocer el funcionamiento del sistema sanitario.

Por otro lado, Ricardo De Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, explicó cómo “este Máster se adelanta a su tiempo porque, entre otros aspectos, el futuro pasa por la resolución extrajudicial de los conflictos, una de las áreas de estudio del programa”. De Lorenzo incidió en la importancia de la “medicina humanizante” para desjudicializar el sector sanitario: “en ocasiones, lo que más necesita un paciente es ser escuchado”.

Por su parte Eugenio Laborda, presidente de la Sociedad Española de Valoración del Daño Corporal, trasladó a los alumnos en su primera intervención del Máster el alcance de una adecuada valoración del daño corporal y las especificaciones necesarias para la realización de la misma de forma correcta, entendiendo que esta podría definirse como “la aplicación de los conocimientos médicos a la posible compensación de la alteración de la salud”.

El próximo 11 de enero tendrá lugar en la Real Academia de Medicina la inauguración del primer Máster de valoración de daño corporal, pericia médica y resolución extrajudicial de conflictos de responsabilidad sanitaria, que aúna en un mismo programa estas tres áreas que componen el objetivo de la pericia sanitaria y que imparten conjuntamente Promede, la Asociación Española de Derecho Sanitario y la Sociedad Española de Valoración de Daño Corporal.

Alumnos y profesores asistirán al acto inaugural en el que participarán los tres directores del máster, a su vez presidentes de las entidades que lo han puesto en marcha, Juan Abarca Cidón, Ricardo De Lorenzo y Montero y Eugenio Laborda Calvo. Posteriormente, cada uno de ellos realizará una ponencia para explicar algunos de los temas abordados en el mismo como la introducción al Sistema Sanitario Español, la historia del derecho sanitario, la protección de los principios éticos de la organización sanitaria y algunos conceptos básicos de la valoración del daño corporal y las bases jurídicas para su valoración, entre otros.

Gracias a este máster, para el que todavía hay algunas plazas disponibles, los alumnos podrán adquirir destreza en la realización de un informe pericial y la valoración de las secuelas (consecuencia de la responsabilidad profesional o como causa de un accidente), aprendiendo a su vez técnicas para resolver conflictos sin llegar a los tribunales.

¡Feliz semana!