Se observa que existe un déficit de profesionales formados en esta área y se estima que es necesario que exista un 35% más para ahorrar tiempo en los procesos y costes en la resolución de los conflictos sanitarios. Hoy hablamos con Pedro Casado, coordinador del Máster de valoración de daño corporal, pericia médica y resolución extrajudicial de conflictos de responsabilidad sanitaria, sobre la importancia de la figura del perito médico con motivo de la ampliación del plazo de matriculación del máster hasta el próximo mes de enero.

¿Cómo valora el número de especialistas que hay en nuestro país en el ámbito del peritaje médico?

Si analizamos la información que nos transmiten las Compañías y la realidad de la actuación en el ámbito del peritaje judicial, lo cierto es que hay una importante carencia de peritos médicos en España. Se necesitarían 400 peritos médicos más (35% más de los actuales) para dar respuesta a la demanda que existe de este perfil profesional. Partiendo de ello y de que el informe médico pericial es el medio auxiliar con el que cuenta el juez en el esclarecimiento de la verdad o como decía Ambrosio Paré «… los jueces deciden según se les informa», podemos afirmar que de la realización de la pericia se desprenderá una serie de consecuencias específicas y de relevancia jurídica, no solo el pago de una importante cantidad de indemnización, sino el posible ingreso de una persona en prisión, o la concesión de una invalidez o incapacidad. Esta afirmación por supuesto debe ir en íntima relación con el juramento hipocrático, que obliga a ser sinceros.

¿El peritaje puede ser una salida profesional para diferentes especialidades?

El peritaje no solo puede resultar interesante para una especialidad sanitaria en concreto, o para varias, sino que puede configurarse, o bien como una salida tan digna y relevante como cualquier profesión sanitaria de carácter asistencial, o bien como un complemento al ejercicio de la medicina asistencial.

Es decir que el peritaje no está enfocado a una especialidad sanitaria concreta, sino que la práctica judicial nos pone de manifiesto que cualquier especialidad puede ser necesaria a la hora de formular y defender en juicio un peritaje.

¿Qué aspectos diferenciales tiene este máster?

La diferencia de otras formaciones es que consigue aunar en un mismo programa la pericia sanitaria, con las técnicas propias de esta labor, el conocimiento judicial y legal necesario y la valoración del daño. Si analizamos el programa del máster, todos los módulos resultan atractivos y relevantes. Si bien yo destacaría fundamentalmente que, a diferencia de otros máster en los que se analiza exclusivamente el daño corporal, aquí además de la valoración, teniendo en cuenta el nuevo baremo, se introducen dos conceptos novedosos: la pericia médica en relación a la responsabilidad profesional sanitaria específica y, por otro lado, la mediación y resolución de conflictos de responsabilidad sanitaria. Se trata de un módulo relativo a la gestión extrajudicial de conflictos que viene erigiéndose como una alternativa especialmente adecuada para resolver los conflictos en el ámbito sanitario.

Por último una de las peculiaridades más relevantes de este máster se refiere a la existencia de un primer módulo de contenido jurídico configurado por Ricardo De Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, que constituye la base para el posterior estudio de los 3 módulos.

Luis Bernaldo - Director Médico Promede

Luis Bernaldo – Director Médico Promede

Hoy en nuestro post queremos hacer una mención especial al doctor Luis Bernaldo de Quirós, director médico de PROMEDE y una eminencia en el campo del Derecho Sanitario, que este fin de semana fallecía en Madrid.

Nacido en 1948, desarrolló su carrera profesional como médico adjunto entre 1981-2009 en el Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda, Hospital Universitario La Zarzuela y en los hospitales HM Madrid y HM Universitario Montepríncipe. Asimismo ejerció como profesor del Master y fue profesor asociado de Anatomía Patológica en la Facultad de Medicina de la Universidad San Pablo-CEU. En 1992 comenzó su andadura como perito médico especializado en responsabilidad sanitaria y experto en Valoración del Daño Corporal y desde el año 2009 ocupaba el puesto de perito y director médico del gabinete pericial Profesionales del Medicina y del Derecho S.A. (PROMEDE).

Luis Bernaldo de Quirós era un enamorado de la vida, de su profesión, de sus amigos y de su familia. Quienes le conocían saben de su energía e inquietud; de su templanza y de su profesionalidad en el trabajo que a buen seguro ha dejado huella en todo aquel que conoció a este hombre de enorme talento.

Desde PROMEDE queremos sumarnos al dolor de su familia y nos quedamos con la tristeza de su ausencia pero con el buen recuerdo y fortuna de haber podido contar con él durante todos estos años.

 

Del 18 al 20 de octubre se celebrará en Madrid la 25ª edición del el Congreso Nacional de Derecho Sanitario, una de las citas jurídico-sanitarias por excelencia del panorama nacional y que organiza de forma anual la Asociación Española de Derecho Sanitario (AEDS).

Los veinticinco años de las Leyes Sanitarias Españolas, los medicamentos homeopáticos, el Reglamento Europeo de Protección de datos, la problemática de las pseudociencias o el marco regulatorio para la medicina personalizada de precisión son algunos de los temas que se abordarán. Asimismo, se pondrán sobre la mesa aspectos de gestión de la Big Data genómica, la violencia de género desde el ejercicio médico o el desarrollo profesional y recertificación o el análisis ético y médico-legal de la Eutanasia en España y en la Unión Europea, un tema controvertido en la clínica.

La resolución de conflictos, el baremo específico de daños sanitarios y las novedades jurisprudenciales serán asimismo objeto de debate durante las sesiones. Este año, el Congreso seguirá contando con nuestra participación y no faltará el talle r y la tertulia médico-jurídica. Si queréis conocer un poco más acerca de los bloques temáticos, consultad aquí. Os iremos informando cuando estén los programas de nuestras sesiones más avanzados

¡Os esperamos!

La Medicina está permanentemente sometida a cambios. En ella el estado de la ciencia (la Lex Artis) no deja de crecer, lo cual hace imprescindible la permanente actualización de conocimientos y prácticas. En este sentido, a lo largo de este primer semestre desde PROMEDE hemos trabajado en el área de la formación participando en diversas sesiones: pericia médica, baremo de daños sanitarios, valoración del daño corporal o la figura del defensor del asegurado, entre otros aspectos. Y todo ello lo hemos llevado a esta plataforma, donde hoy hacemos una revisión de estos conceptos.

La pericia médica es un tema más complicado de lo que parece a simple vista. Requiere de experiencia en distintos campos y, por supuesto, de formación continuada. Por un lado, en estos meses hemos explicado qué es un informe pericial y qué conlleva, las claves de tiene esta especialidad y la importancia de actualización de conocimientos. Y lo hemos hecho a través del Curso “Pericia Médica: cómo conseguir la excelencia en el informe pericial y en su ratificación” o la jornada celebrada en marzo bajo el título “La excelencia en el informe pericial y en su ratificación”.

Para cualquier problema que surge en la relación entre aseguradora y asegurado, ya sea por la tramitación de un siniestro o sobre cualquier otro aspecto, los consumidores tienen derecho a reclamar en caso de no estar satisfechos con el servicio prestado. El Defensor del Asegurado es la figura que lo gestiona y este aspecto también ha sido uno de los protagonistas durante estos meses. De hecho, en nuestro blog hemos explicado qué implica esta figura, los plazos que hay para poner una reclamación o cómo y cuándo hay que recurrir a esta figura.

Por último, en el blog no hemos querido dejar pasar la oportunidad de hablar sobre la necesidad de un baremo específico de daños sanitarios. A principios de año Luis Bernaldo de Quirós, director médico de PROMEDE, explicaba que importa más el cómo y que el cuáno hablamos de este baremo. Recientemente se celebró en Galicia la III Jornada de Valoración de Daño Corporal que, en esta ocasión, centró su interés en la aplicación del Baremo de la Ley 35/2015 y el esperado Baremo Sanitario. Y nosotros también hicimos una valoración sobre la misma.

En nuestro post de hoy queremos hacer mención a una reclamación patrimonial realizada por una paciente al SERMAS por importe de 12.548,77 euros en concepto de indemnización por daños y perjuicios. El caso se describe a continuación:

“Paciente de 41 años de edad diagnosticada de hiperparatiroidismo primario y en lista de espera quirúrgica para cirugía de extirpación de paratiroides inferior derecha, con carácter preferente. En marzo de 2016 acude a consulta con su médico de atención primaria que prescribe Hidroferol Choque. Tras analítica, el 31 de marzo de 2016, se detecta calcio de 13, PTH 395 y vitamina D>160, por lo que se contacta con la paciente para que acuda a Urgencias. Tras acudir a Urgencias, se pauta tratamiento consistente de hidratación con SSF y Seguril, siendo alta hospitalaria tras normalización de la calcemia.

El 2 de abril de 2016, acude de nuevo a Urgencias para nuevo control analítico, con el resultado de calcio 13.2 y calcio iónico 6.57. Tras tratamiento de hidratación se logra descender el calcio y se decide ingreso en Endocrinología para manejo y control de la hipercalcemia. Así pues, se procede a ingreso con el diagnóstico de hipercalcemia por intoxicación por vitamina D, en paciente con hiperparatiroidismo primaria en lista de espera quirúrgica. Tras estabilización de la calcemia, el día 12 de abril de 2016, se procede a realizar la intervención quirúrgica que tenía programada, siendo alta hospitalaria el día 14 del mismo mes”.

El Servicio de Coordinación de Conflictos (SCC) del SERMAS, del que forma parte PROMEDE, se ofreció para realizar un estudio del caso que la paciente acepta de forma expresa, suspendiéndose temporalmente la vía patrimonial y acudiendo a las dos entrevistas estipuladas. Tras realizarse un estudio del mismo por parte de los técnicos correspondientes se consideró el caso viable estimándose la inexistencia de secuelas pero contemplándose como tiempo de estabilización el transcurrido desde la fecha de diagnóstico de detección de la hipercalcemia, el día 31/03/16, hasta la fecha de la intervención quirúrgica, el 12/04/16: un total de 12 días.

En este sentido, el SCC explicó que no pudo computarse como daño el tiempo transcurrido a partir de la fecha de la intervención, ya que la cirugía no estuvo motivada por la intoxicación por vitamina D, sino por su patología de base (el hiperparatiroidismo). Por eso, según el baremo de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación se valoró como “perjuicio personal particular grave: 12 días (equivalente a 624 euros), considerando las asistencias a urgencias y la hospitalización hasta la estabilización del proceso”.

La interesada, disconforme, interpuso recurso de impugnación dictándose sentencia por parte del Juzgado de lo Contencioso/Administrativo nº 9 de Madrid que concluye que “no quedan acreditados por parte de la recurrente los daños que reclama, razón por la cual la única indemnización que le correspondería percibir es la que en su día le fue ofrecida por la Administración”, desestimándose el recurso con imposición de costas.

El pasado mes de febrero la Consejería de Sanidad de Castilla y León puso en marcha el Plan de Gestión de Conflictos y Mediación en el que 35 profesionales actúan como mediadores de conflictos internos tras recibir una formación. Desde Promede felicitamos al Servicio de Salud de la Junta de Castilla y León (SACYL) por la creación de este servicio y actuación en consonancia con lo que nosotros venimos prestando a nivel externo para el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS); el fin es plasmar esta prestación como la mejor alternativa en la gestión de conflictos dentro del ámbito sanitario.

La mediación es una forma de resolver conflictos, en la que las partes intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo, con la ayuda de una persona imparcial e independiente, evitando, en la medida de lo posible, la judicialización del conflicto y creando un espacio de diálogo.

Desde PROMEDE defendemos, no obstante, la prestación de este servicio por parte de una empresa externa, tanto por la imparcialidad a la hora de realizar el análisis como por la posibilidad de contar con un profesional médico y otro jurídico, expertos en materia sanitaria, que sean capaces de dar una solución al conflicto propuesto, desde distintos puntos de vista y siempre de forma independiente sin vinculación alguna con el servicio, hospital, entidad e institución sanitaria en cuestión ya que creemos que ofrece una mayor confianza a las partes implicadas.

Se trata de una apuesta trascendental para PROMEDE desde sus inicios, considerando la formación en resolución extrajudicial de conflictos de responsabilidad sanitaria como un tema prioritario para que los profesionales que lleven a cabo la gestión de conflictos cuenten con una capacitación adecuada y especializada en la materia. En este sentido, hace algunas semanas presentamos el Máster de Valoración de Daño Corporal, Pericia Médica y Responsabilidad Extrajudicial de Conflictos de Responsabilidad Sanitaria.

Cualquier usuario puede presentar una reclamación y/o queja siempre que considere que una decisión adoptada por su Compañía no respeta los derechos que le corresponden según el clausulado de su póliza.

Asimismo, podrá interponer reclamación y/o queja cuando una decisión formal le deniegue al asegurado algo que a su juicio le corresponde, o cuando haya una inactividad por parte de la Compañía que lesione los derechos del cliente.

El primer paso es presentar la reclamación y/o queja por escrito y enviarla por cualquier medio que permita obtener un comprobante de la presentación, a la dirección que facilite la compañía aseguradora para tal fin.

En el citado documento, además de los datos personales del interesado, debe figurar el motivo de la reclamación, especificando el pronunciamiento, el departamento en qué se ha presentado, y adjuntar todos los documentos en los que se fundamenta dicha reclamación. Además, es preciso hacer referencia a que la cuestión objeto de litigio no puede estar siendo gestionada por otra vía (administrativa, arbitral o judicial).

Desde Promede, entidad comprometida con la figura del Defensor del asegurado, se lleva a cabo un contacto directo con el asegurado desde el momento en que la reclamación y/o queja llega al servicio encargado de la gestión, con el fin de hacerle partícipe del inicio de los trámites para lograr una respuesta satisfactoria o no al problema del asegurado.

En el plazo establecido al efecto, PROMEDE comunica directamente la resolución al asegurado. Destacando en este sentido, que ésta resolución sí que es vinculante para la Compañía, es decir, está obligada a asumir la resolución derivada de la actuación del Defensor del Asegurado.

En el caso de que la resolución de la reclamación y/o queja no resulte satisfactoria para el asegurado, éste podrá recurrir ante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Este organismo dispone de una entidad denominada “Comisionado para la Defensa del Asegurado y del Partícipe de Planes de Pensiones”, cuya misión es ayudar a los usuarios en sus conflictos con aseguradoras y entidades financieras, y viene avalada por el Real Decreto 303/204 de 20 de febrero relativo al Reglamento de los comisionados para la defensa del cliente de servicios financieros.

La función principal de esta figura es asesorar al usuario durante el proceso de reclamación y tramitar quejas, reclamaciones y consultas pertinentes, con el fin de que éstas lleguen a los responsables de las aseguradoras, además de velar por sus derechos.

El comisionado tendrá un plazo de seis meses para contestar pero su respuesta no es vinculante, de tal forma que la aseguradora no tiene la obligación de cumplir con el dictamen, por lo que si el cliente no está conforme con la decisión deberá acudir al arbitraje o en último término a la vía judicial.

Hoy en nuestro blog queremos hablaros del «Máster en Valoración de Daño Corporal, Pericia Médica y Resolución Extrajudicial de Conflictos de Responsabilidad Sanitaria», un título propio que, por primera vez, aúna en un mismo programa de carácter transversal estas tres áreas que componen el objetivo de la pericia sanitaria. Como sabéis, cada vez existen más dificultades para la realización de estudios específicos sobre las cuestiones que afectan a la responsabilidad profesional; además la complejidad de la medicina y la necesidad de adecuación al nuevo Baremo de valoración de daño corporal hacen necesaria una formación específica que permita llevar a cabo valoraciones bien fundamentadas. Por otra parte, existe un déficit de profesionales formados en esta área y se estima que es necesario que exista un 35% más de expertos en pericia médica. Por eso en PROMEDE, junto con la Profesionales de la Medicina y el la Asociación Española de Derecho Sanitario (AEDS) y la Sociedad Española de Valoración de Daño Corporal hemos decidido poner en marcha este máster para incorporar a la práctica fórmulas alternativas a la esfera judicial para llegar a acuerdos puesto que ayuda a ahorrar tiempo y costes a la resolución de los conflictos sanitarios.

Este máster, dirigido a graduados en Medicina, Odontología, Psicología u otros titulados universitarios relacionados con el mundo de la salud será presencial, y tendrá una duración anual. Su programa está dividido en 4 módulos teórico-prácticos donde se engloban contenidos como el acervo legislativo sanitario, el estudio de la Valoración de Daño Corporal, un tercer bloque, sobre pericia médica y un cuarto módulo, referido a la resolución extrajudicial de conflictos de responsabilidad sanitaria. La formación se complementará con talleres prácticos y un trabajo de fin de máster para favorecer el flujo de información, conocimientos y preguntas entre profesores y alumnos, con el fin de efectuar una capacitación completa. Para Juan Abarca, presidente y fundador de PROMEDE, “este máster permitirá adquieran destreza para realizar informes periciales, tengan conocimientos sobre la valoración de las secuelas y aprendan técnicas para negociar y resolver los conflictos antes de llegar a los tribunales”.

El plazo está abierto hasta el 20 de octubre. Os dejamos el enlace al programa: https://bit.ly/2LdgssW

Recientemente la Academia Internacional de Medicina Legal ha publicado una guía de buenas prácticas en la que recomienda formación complementaria en Medicina Legal y/o Evaluadora para emitir dictámenes médico periciales. Hace unos días se celebró en Galicia la III Jornada de Valoración de Daño Corporal que, en esta ocasión, centró su interés en la aplicación del Baremo de la Ley 35/2015 y el esperado Baremo Sanitario. Uno de los objetivos principales de estas jornadas que cuentan con la presencia de juristas es la de concienciar de la necesidad de formación cualificada para poder emitir opiniones médico-legales. Tanto la Ley 35/2015 como el futuro baremo sanitario son una muestra de esta creciente complejidad de los sistemas de valoración médico-legal.

De hecho, la nueva Ley 35/2015 introduce múltiples conceptos jurídicos indeterminados que deben ser valorados de acuerdo con criterios médicos, por lo que será necesario ir desarrollándolos conjuntamente. El doctor Carlos Represas Vázquez, director Territorial de PROMEDE, considera que “esta ley es mucho más completa y valora adecuadamente conceptos no recogidos explícitamente en los anteriores modelos de valoración. Sin embargo también es más compleja y exige un profundo conocimiento de la misma para una adecuada valoración médico legal”.

Otro de los temas abordados durante la sesión fue la necesidad de que exista un baremo sanitario. “Se puede decir que existen opiniones polarizadas en relación con la necesidad de la existencia de baremos, pero lo cierto es que la introducción de baremos como elementos armonizadores es un camino sin retorno. Lo importante es debatir acerca de su contenido, de los conceptos a valorar, de hasta dónde debe ser interpretable, etc.” explica Carlos Represas.

El trabajo en formación es una muestra de esta necesidad de actualización médico legal continuada, algo que sin duda debería ser exigible como garantía de calidad en cualquier actuación pericial.

Son muchas las situaciones en las que hay que iniciar una reclamación. Por esta razón, uno de los aspectos a destacar es saber cómo realizarla, pero también cuáles son los plazos para la resolución. En este sentido y dentro de la serie iniciada por PROMEDE en relación al análisis de la figura del Defensor del Asegurado, en nuestro post de hoy queremos analizar los plazos que tiene la aseguradora para resolver una reclamación.

Hay que tener en cuenta que nos encontramos con una cuestión fundamental; en este sentido la legislación que regula este aspecto, y en concreto la Orden ECO/734/2004, de 11 de marzo sobre los departamentos y servicios de atención al cliente de las entidades financieras, establece que el plazo máximo para resolver una queja o reclamación por el Servicio del Defensor del Asegurado será de dos meses.

En caso de disconformidad con el resultado o transcurrido el plazo de dos meses sin haber obtenido una respuesta, el reclamante podrá formular su queja o reclamación ante el Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP). Esta entidad tiene un plazo de 4 meses para responder, si bien su resolución no es vinculante para la compañía aseguradora.

Los principios que rigen la actuación de PROMEDE al respecto hacen referencia a una gestión más eficaz enfocada a la inmediatez en la respuesta al cliente, siendo la rapidez en la resolución de las reclamaciones, con un plazo de 20 días para las cuestiones administrativas y 30 días para las reclamaciones médicas, la pauta predominante en nuestra entidad.

Dentro de esta gestión orientada a la satisfacción del cliente destaca el tratamiento personalizado de las reclamaciones con un análisis técnico, objetivo e independiente de nuestros profesionales. Por último, nos merece especial mención la promoción de la mediación como medio para la resolución de las reclamaciones, con un amplio análisis de los hechos y una valoración de las consecuencias que conllevan la creación de un espacio de diálogo por parte de una entidad independiente como PROMEDE.