Los días 2 y 3 de marzo se celebró en Madrid el XII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Valoración Médica del Daño Corporal (SEVDC) y PROMEDE no podía faltar a la cita.

El Dr. Luis Zamarro, director médico de la Unidad Médica de Valoración del Daño Corporal en PROMEDE, moderó la mesa “La mediación en valoración del daño corporal”, que contó también con la participación de Paloma Robles, experta en mediación y resolución de conflictos; Vicente Magro, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid; Carlos Hernández, abogado del Colegio de Médicos de Madrid; Paulo Baião, director coordinador en la Dirección de Negocio Automóvil de la Compañía de Seguros Fidelidade; Beatriz Audibert, abogada de Asjusa; y José Antonio Badillo, doctor en Derecho de la delegación regional de Madrid del Consorcio de Compensación de Seguros.

Durante el encuentro, se debatió sobre el papel que tiene la mediación tras la entrada en vigor de la Ley 35/2015 de reforma del sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Sin duda, una ley que adecuó el denominado ‘baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico’ al conjunto de reformas que se han producido en la Unión Europea.

Pero, ¿qué dice la ley y qué aporta la mediación? Los profesionales reunidos en esta mesa redonda explicaron el impulso que se pretende dar al arreglo extrajudicial de los siniestros y que se sustenta en “tres patas”: el mecanismo de la oferta motivada, la implantación de los Institutos de Medicina Legal y la mediación. En este sentido, la mesa abordó la resolución del conflicto a través de la mediación, un proceso que se podrá poner en marcha a instancias del perjudicado una vez que no haya acuerdo a través del sistema de oferta/respuesta motivada. El plazo es de dos meses desde la oferta motivada, y el periodo de tiempo en que se llevará a cabo la mediación no excederá de tres meses. La ley hace mención específica a la necesidad de que la mediación sea activa, siempre encaminada a posibilitar un acuerdo en el conflicto y ejercida por profesionales expertos en materia de responsabilidad civil en el ámbito de la circulación y en los sistemas de valoración. Además, los acuerdos serán vinculantes para las partes y podrán instar su elevación a escritura pública.

Por su parte, el magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid, D. Vicente Magro, expuso su tesis de la necesidad de incorporar al procedimiento, de forma obligatoria, la mediación. La sola existencia de una ley en España que ofrezca la mediación como forma de resolver los conflictos no es suficiente, habida cuenta de la falta de cultura de mediación en todos los estamentos que intervienen en un accidente de tráfico, compañías, letrados, perjudicados, etcétera. La experiencia del magistrado durante su actividad en la Audiencia Provincial de Alicante ha sido muy positiva en este aspecto. En esta misma línea se expresó el letrado del Consorcio D. Jose Antonio Badillo, quien aseguró que el proceso de la mediación es imparable, antes o después.

Asimismo, los ponentes debatieron sobre aspectos generales de la mediación, de sus bondades y de la necesidad de su incorporación definitiva a la resolución de conflictos en materia sanitaria. En este sentido, el responsable de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Madrid, D. Carlos Hernández, hizo referencia al convenio de colaboración entre los Colegios de Abogados y de Médicos de Madrid en esta materia, así como de la formación específica necesaria para adquirir la acreditación como mediador.

Se trata de un tema de suma importancia para PROMEDE desde el comienzo de su actividad, ya que en este tipo de casos se requiere que los mediadores sean expertos y se encarguen de realizar una valoración y argumentar de forma científica las secuelas (en la salud física y psicológica de la persona) o el tratamiento que se debe dar en cada caso. Sin duda, la repercusión que tienen los informes es clave para evitar, en la medida de lo posible, la judicialización del conflicto y ofrecer una resolución vinculante y satisfactoria para ambas partes.

promede-informes-2016

Hoy os presentamos en nuestro blog la actividad de 2016 de PROMEDE, la compañía con 15 años de experiencia en peritaciones y valoraciones sanitarias en el ámbito judicial y extrajudicial. Tras una evaluación sobre el desarrollo de la compañía, anuncia que ha realizado este pasado año casi 2.000 informes de responsabilidad sanitaria y de Valoración del Daño Corporal (VDC) asociada a la misma.

Todo ello, con el objetivo de poner a disposición de la pericia médica la actuación conjunta de expertos en los aspectos legales en litigio y de especialistas en activo de las múltiples ramas de la ciencia médica, garantizando la emisión de informes con una base científica irrebatible y una orientación jurídica adecuada a las peculiaridades de cada caso.

En este sentido, las diez especialidades que han requerido un mayor número informes de Responsabilidad Sanitaria han sido:

Especialidad Reclamación Total %
Cirugía ortopédica y traumatología 314 18,86%
Cirugía general y del aparato digestivo 161 9,67%
Medicina interna 148 8,89%
Obstetricia 105 6,31%
Oftalmología 102 6,13%
Ginecología 101 6,07%
Odontología 91 5,47%
Urología 83 4,98%
Urgencias 75 4,50%
Neurología 56 3,36%
Luis Bernaldo - Director Médico Promede

Luis Bernaldo – Director Médico Promede

En palabras de Luis Bernaldo de Quirós, director médico de PROMEDE, “este crecimiento constante nos permite realizar el análisis de los distintos aspectos de la responsabilidad sanitaria con criterios estadísticamente valorables, mediante los que podemos conocer qué especialidades son las más afectadas por las reclamaciones, en cuáles urge aplicar sistemas de prevención del riesgo de demanda o en qué medida podemos facilitar la resolución extrajudicial de los conflictos sanitarios, entre otros aspectos”

En cuanto a los encargos de informes relativos a la Valoración del Daño Corporal derivada de Responsabilidad Sanitaria (RSVDC), las especialidades más solicitadas fueron:

Total RSVDC 2016 %
Valoración de daño corporal derivado de asistencia sanitaria 16,98%
Cirugía ortopédica y traumatología 16,98%
Oftalmología 8,95%
Odontología 6,17%
Ginecología 6,17%
Urgencias 4,63%
Cirugía general y del aparato digestivo 4,63%
Obstetricia 4,63%
Neurología 3,70%
Urología 3,70%

 

Por otro lado, de las especialidades por reclamación reflejadas en dichos informes, se ha concluido que existía normopraxis, una actuación ajustada a las normas habituales y aceptadas en la práctica médica, en un 70% de los casos, destacando dentro de éste, la cirugía general y del aparato digestivo con un 87,50%; obstetricia (85,83%), y neurología (80,88%).

Especialidad Normopraxis 2016 %
Cirugía general y del aparato digestivo 87,50%
Obstetricia 85,83%
Neurología 80,88%
Ginecología 77,69%
Cirugía ortopédica y traumatología 73,98%
Medicina interna 72,78%
Urología 65,96%
Urgencias 65,56%
Oftalmología 56,49%
Odontología 54,95%

 

Por último, respecto a las causas del procedimiento, las más significativas en el año 2016 han sido las complicaciones quirúrgicas (26,22%) y asistencia inadecuada (22,80%).

Causas Total %
Complicaciones Quirúrgicas 522 26,22%
Asistencia inadecuada 454 22,80%
Retraso diagnóstico 423 21,25%
Complicaciones Terapéuticas 179 8,99%
Error tratamiento 81 4,07%

shutterstock_450657553

PROMEDE, compañía referencia en peritaciones sanitarias, colaborará con Estrada y Represas Asociados, compañía de asesoría legal, para desarrollar toda la actividad relacionada con la atención de la defensa médico-legal de la responsabilidad sanitaria en práctica.

De esta forma, Estrada y Represas Asociados aporta la experiencia en temas de responsabilidad sanitaria y, por su parte, PROMEDE aporta una estructura y una red de especialistas expertos en responsabilidad sanitaria. Una actividad que se complementa a la perfección con el objetivo de establecer sinergías y tratar de garantizar la emisión de informes con una base científica irrebatible y una orientación jurídica adecuada a las peculiaridades de cada caso.

En estos momentos, Estrada y Represas Asociados colabora con la administración pública gallega, con la orientación médico-legal de la responsabilidad médica en Galicia, con la asegurada de la sanidad pública de la región, así como con otras aseguradoras que velan no solo por la asistencia por la asistencia sanitaria pública sino también en el sector privado (médicos privados, peritos médicos, etcétera).

Con una dilatada trayectoria, el doctor Carlos Represas es especialista en Medicina y Ciencias Forenses; completó su formación universitaria con un curso de Postgrado sobre ‘Peritación Médico-Legal en el ámbito de la reparación civil del daño postraumático’ en la universidad portuguesa de Coimbra y es especialista en Valoración de Daño Corporal por la Universidad de Santiago de Compostela. Además, es profesor de biomecánica forense y especialista MIR en medicina forense.

Este experto, además de ser el único médico especialista en medicina legal y forense en el ejercicio médico de Galicia, es uno de los profesionales gallegos que más han estudiado lo concerniente al daño corporal, al que dedica su vida profesional.

Represas también participa como ponente en multitud de cursos y actividades formativos y ha publicado numerosos artículos a nivel nacional e internacional relacionados con diversos aspectos de la valoración del daño corporal.

banner_promede_1000x600

Esta semana tratamos en el blog de Promede una efeméride de nuestro sector. El 21 de enero se ha instaurado como Día Europeo de la Mediación. La razón es simple: un 21 de enero se aprobó el primer texto legislativo de mediación europeo.

Bajo esta premisa, durante la tercera semana de enero y a lo largo de toda la geografía española se celebrarán distintos eventos y actividades con el objetivo de conmemorar este día y hacer difusión sobre la Mediación como una relevante fórmula alternativa para la resolución de conflictos. Un método, cuyos acuerdos tienen carácter vinculante para las partes, que ofrece numerosas ventajas: da respuestas rápidas y económicas, posibilita resultados más estables y duraderos, evita la dilación de los procesos judiciales y permite acuerdos parciales.

Por este motivo, y conscientes de los múltiples conflictos que se producen por problemas de comunicación entre los profesionales, los pacientes y sus familiares, PROMEDE ha incorporado recientemente a sus áreas de actuación un nuevo servicio de Mediación Sanitaria, con el fin de impulsar y desarrollar la resolución de conflictos entre estos colectivos. Además, la compañía referencia en peritaciones sanitarias está inscrita oficialmente como institución de Mediación en el Registro de Mediadores e Instituciones de Mediación del Ministerio de Justicia, un organismo de carácter público e informativo que se constituye como una base de datos informatizada accesible gratuitamente.

La conmemoración de este día es el reconocimiento a la figura de este poderoso mecanismo que evita el recurso a la demanda judicial, lo que en el sector sanitario cobra una especial importancia por la dificultad en la que se pueden encontrar los pacientes y el enorme sentimiento de frustración que estos conflictos crea en los profesionales.

¡Desde PROMEDE te invitamos a celebrar mañana sábado el Día Europeo de la Mediación!

home-responsabilidad-sanitaria

La Medicina está permanentemente sometida a cambios, en la que además el estado de la ciencia (la Lex Artis) está tan diversificado y evoluciona tan deprisaque sólo pueden conocerlo en profundidad los especialistas en ejercicio.

Además, un informe pericial requiere de un enfoque experto de los problemas jurídicos que plantea cada caso.

Pero, ¿qué tipos de informes de Responsabilidad Sanitaria se elaboran desde PROMEDE? La compañía de referencia en peritaciones sanitarias realiza informes de evaluación inicial (viabilidad y orientación); informes de análisis pericial con uno o varios especialistas médicos; baremaciones de secuelas por médicos especialistas en Valoración del Daño Corporal; promociones de la mediación; o ratificaciones y defensa de los informes en sede judicial, entre otros.

En primer lugar, desde PROMEDE se solicitan los documentos necesarios que no hayan sido inicialmente facilitados y las aclaraciones que se precisen para la elaboración del informe; posteriormente, el cliente siempre encontrará una respuesta a los problemas y a las necesidades que se le puedan plantear en cada momento del proceso como, por ejemplo, cuestiones relativas al soporte médico para plantear o contestar una demanda, aclaración de conceptos médicos que puedan requerir los letrados que intervienen en el caso, redacción de interrogatorios a peritos, preparación de ratificaciones en sede judicial, etcétera.

En este sentido, PROMEDE aporta al solicitante del informe la certeza de que va a contar con una respuesta ajustada a la realidad de los hechos, de forma que pueda saber de antemano si la actuación médica sometida a análisis es o no ajustada a Lex Artis y pueda diseñar así la estrategia jurídica que más convenga a sus intereses.

Así, PROMEDE pretende mantener con sus clientes una relación de confianza, basada en los principios de legalidad, objetividad, transparencia e independencia, caracterizada por el rigor en la elaboración de los informes y la fluidez y agilidad en las comunicaciones con los clientes.

DESAYUNOS MEDICO-LEGALES, EL INFORME PERICIAL: ESPECIALIZACION Y RESPONSABILIDAD

DESAYUNOS MEDICO-LEGALES, EL INFORME PERICIAL: ESPECIALIZACION Y RESPONSABILIDAD


Fotografía realizada por Diario Médico.

Recientemente, el medio Diario Médico celebró el Desayuno Médico-Legal ‘El informe pericial: cómo valorar la especialización y responsabilidad del profesional’, que contó con la participación de expertos como Luis Bernaldo de Quirós, director médico del área de Responsabilidad Sanitaria de PROMEDE; Eduardo Baena, magistrado de la Sala Civil del Tribunal Supremo; Julio César Galán, médico y experto en Derecho Sanitario, y Eugenio Laborda, urólogo y presidente de la Sociedad Española de Valoración del Daño Corporal.

Durante la misma, se debatió sobre qué profesional está más capacitado para emitir un informe pericial en el ámbito de la responsabilidad sanitaria. Una pregunta cuya respuesta es clara y que, sin embargo, se suele formular en multitud de ocasiones.

Parece razonable que aquel profesional que más sepa en relación con el asunto sobre el que versa el informe, ha de ser el más indicado para realizarlo, siempre, naturalmente, que lo haga de una forma razonada, comprensible y coherente. Por ello, lo ideal es que el informe pericial lo elabore por un especialista en la materia que corresponda a la asistencia médica analizada, con ejercicio profesional “en activo” y, por tanto, al corriente del estado actual de la ciencia médica. Este informe debería priorizarse en relación con los emitidos por especialistas sin ejercicio actual de la profesión y en relación con los emitidos por médicos no especialistas en la materia requerida o médicos sin especialidad alguna. De hecho, así sucede cada vez más con más frecuencia en los procedimientos judiciales, como queda reflejado en las sentencias.

Otra cuestión es la que se refiere a los informes de valoración del perjuicio ocasionado en un accidente. En estos casos, es evidente que se requiere de un médico formado en la valoración del daño corporal para la realización del informe. Esta actividad, aun sin ser una especialidad médica reconocida, el informe emitido por un médico valorador ha de prevalecer sobre el realizado por cualquier otro especialista.

Finalmente, existe un ámbito en el que la respuesta sobre qué profesional es el más adecuado para realizar un informe pericial no es tan obvia, y no es otro que el de la valoración del daño ocasionado por una actuación médica, real o supuestamente incorrecta. Aquí es donde se requiere un especialista en la materia que sea al tiempo un valorador que pueda, si es necesario, tener acceso al especialista que el caso requiera.

Y es que, acudiendo a la sabiduría del refranero popular, “zapatero a tus zapatos”.

La jornada Abierta sobre Seguridad del Paciente: “Gestión de los Riesgos Versus Promoción de la Seguridad del Paciente ¿Las dos caras de la misma moneda?” se celebró el pasado 30 de noviembre en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, junto a la entrega del I Premio de Gestión del Riesgo Sanitario Sham España.

Se trata de un premio que nació con el objetivo de identificar oportunidades de mejora de la seguridad del paciente y conocer las iniciativas de difusión de prácticas seguras. Ha sido organizado por el departamento de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández (UMH), por el Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Ramón y Cajal (HURyC).

PROMEDE recibió un reconocimiento al trabajo presentado “Aproximación a la Calidad Asistencial en los Servicios Públicos de Salud en 2014: análisis de las especialidades médicas más reclamadas, causas de su reclamación y de la atención dispensada”.

Desde PROMEDE queremos felicitar al Centro de Diagnóstico Granada S.A. por su proyecto ‘Una herramienta complejamente sencilla al servicio de la prevención y la calidad asistencial en el área de Radiodiagnóstico’, ganador del I Premio de Gestión del Riesgo Sanitario Sham España. ¡Nuestra más sincera enhorabuena!

foto-sham

defensor-del-asegurado

Hoy en día, la legislación vigente (Ley 44/2002 y la Orden ECO/734/2004) establece la obligatoriedad para las compañías de seguros de crear un servicio de atención al asegurado propio y de manera voluntaria. Además, por cuestiones de imagen, independencia y objetividad frente a los asegurados, la normativa legal existente aconseja y regula el establecimiento de la figura del Defensor del Asegurado externo a la compañía.
Pero, ¿qué entendemos por Defensor del Asegurado? Muy sencillo. Para una empresa de seguros es el órgano que se encarga de recibir, estudiar y dar respuesta a las quejas, sugerencias y reclamaciones que presenten los clientes sobre determinados aspectos del contenido, la aplicación y los efectos del contrato de seguro que tienen suscrito.
En este sentido, existen dos tipos de reclamaciones en virtud de la naturaleza: por un lado, las reclamaciones de naturaleza administrativa, que conllevan la interpretación de las condiciones particulares y/o generales del contrato del seguro y la aplicación de exclusiones de la cobertura de la póliza contratada. Y, por otro, las reclamaciones de naturaleza médica, relativas a complicaciones médicas, valoración de secuelas producidas, cálculo de las cuantías de indemnizaciones, etcétera, enfocadas fundamentalmente a los efectos de los servicios prestados.
PROMEDE es, desde hace 10 años, una entidad designada como Defensor del Asegurado de diversas compañías aseguradoras, ofreciendo a estas un servicio integral en cuestiones relacionadas con la resolución de las reclamaciones de sus clientes respecto a sus derechos e intereses. Además, la compañía destaca por el tratamiento personalizado de las reclamaciones, la rapidez en la resolución de las mismas y la promoción de la mediación como medio de solución de la controversia suscitada.

img_sello

¡Esta semana te contamos buenas noticias! PROMEDE ha obtenido la certificación de calidad ISO 9001:2015 para sus servicios de mediación y peritación sanitaria, valoración del daño corporal y formación de manos de la compañía TÜV Rheinland, proveedor líder independiente en servicios de inspección técnica y certificación de calidad.

Generar confianza, mejorar el enfoque hacia el cliente, enriquecer sus procesos y estructuras de manera sostenible o incentivar a sus empleados, son algunos de los requisitos que se han cumplido para obtener la concesión de esta certificación. Y es que este certificado se ha convertido en un modelo para el aseguramiento de la calidad en el desarrollo, el diseño, el servicio, la producción y la instalación de un producto o servicio de cualquier empresa y/o sector.

Por este motivo, la concesión ha ayudado a PROMEDE a mejorar su eficacia operacional, así como fomentar la mejora continua de la organización. Esta certificación supone para nuestra compañía escenificar el trabajo necesario para controlar la organización del proceso interno y proporcionar los medios para supervisarlos y mejorarlos.

Consideramos que es una gran noticia que garantiza la adecuación de todos los procesos a las normativas y estándares más actuales, y respalda nuestro compromiso de orientar todas las actividades y decisiones de la empresa a la satisfacción de las necesidades y expectativas de los clientes.

PROMEDE ha participado estos días en el XXIII Congreso de Derecho Sanitario. Organizado por la Asociación Española de Derecho Sanitario, constituye una de las citas jurídico-sanitarias por excelencia del panorama nacional, con presencia de medio millar de profesionales para compartir y abordar las principales inquietudes, dudas e interrogantes de la vertiente legal de la Sanidad.

PROMEDE estuvo presente en el congreso con una tertulia médico-jurídica en la que médicos y abogados intercambiaron puntos de vista sobre ‘la pérdida de oportunidad’ o ‘privación de expectativas’, conceptos que, cada vez con más frecuencia, están siendo utilizados por abogados, peritos y jueces en el ámbito de la responsabilidad civil sanitaria.

Pero realmente, ¿a qué llamamos pérdida de oportunidad? Se trata de un concepto jurídico relativamente joven que, en relación con la responsabilidad sanitaria, puede definirse como la merma de la probabilidad de curación o supervivencia que experimenta un paciente como consecuencia de una actuación médico-sanitaria.

Esta pérdida de expectativas sólo tiene sentido si se reconoce una actuación médica inadecuada o incorrecta. Además, de la definición se deduce que tiene una evidente base estadística y por tanto sólo debería ser aplicable a grupos de pacientes y no a un paciente en particular. De hecho, al tratarse de un concepto de valoración, cuantificarlo resulta extraordinariamente difícil, y en algunos casos imposible.

Los casos analizados en la tertulia ilustraron de forma clara las contradicciones que existen en este tema entre los ámbitos médico y jurídico y, en ocasiones, dentro de cada uno de estos ámbitos, que llevan a la necesidad de revisar un concepto discutido y discutible, cuya aplicación no siempre es razonable. Sin embargo, en la práctica puede ser de gran utilidad porque puede ayudar a resolver conflictos en los procedimientos de responsabilidad sanitaria, tanto en el ámbito judicial como extrajudicial.