DESAYUNOS MEDICO-LEGALES, EL INFORME PERICIAL: ESPECIALIZACION Y RESPONSABILIDAD

DESAYUNOS MEDICO-LEGALES, EL INFORME PERICIAL: ESPECIALIZACION Y RESPONSABILIDAD


Fotografía realizada por Diario Médico.

Recientemente, el medio Diario Médico celebró el Desayuno Médico-Legal ‘El informe pericial: cómo valorar la especialización y responsabilidad del profesional’, que contó con la participación de expertos como Luis Bernaldo de Quirós, director médico del área de Responsabilidad Sanitaria de PROMEDE; Eduardo Baena, magistrado de la Sala Civil del Tribunal Supremo; Julio César Galán, médico y experto en Derecho Sanitario, y Eugenio Laborda, urólogo y presidente de la Sociedad Española de Valoración del Daño Corporal.

Durante la misma, se debatió sobre qué profesional está más capacitado para emitir un informe pericial en el ámbito de la responsabilidad sanitaria. Una pregunta cuya respuesta es clara y que, sin embargo, se suele formular en multitud de ocasiones.

Parece razonable que aquel profesional que más sepa en relación con el asunto sobre el que versa el informe, ha de ser el más indicado para realizarlo, siempre, naturalmente, que lo haga de una forma razonada, comprensible y coherente. Por ello, lo ideal es que el informe pericial lo elabore por un especialista en la materia que corresponda a la asistencia médica analizada, con ejercicio profesional “en activo” y, por tanto, al corriente del estado actual de la ciencia médica. Este informe debería priorizarse en relación con los emitidos por especialistas sin ejercicio actual de la profesión y en relación con los emitidos por médicos no especialistas en la materia requerida o médicos sin especialidad alguna. De hecho, así sucede cada vez más con más frecuencia en los procedimientos judiciales, como queda reflejado en las sentencias.

Otra cuestión es la que se refiere a los informes de valoración del perjuicio ocasionado en un accidente. En estos casos, es evidente que se requiere de un médico formado en la valoración del daño corporal para la realización del informe. Esta actividad, aun sin ser una especialidad médica reconocida, el informe emitido por un médico valorador ha de prevalecer sobre el realizado por cualquier otro especialista.

Finalmente, existe un ámbito en el que la respuesta sobre qué profesional es el más adecuado para realizar un informe pericial no es tan obvia, y no es otro que el de la valoración del daño ocasionado por una actuación médica, real o supuestamente incorrecta. Aquí es donde se requiere un especialista en la materia que sea al tiempo un valorador que pueda, si es necesario, tener acceso al especialista que el caso requiera.

Y es que, acudiendo a la sabiduría del refranero popular, “zapatero a tus zapatos”.